Ex dirigente del SAHC se jubila luego de 40 años en la PUCV

Hoy 22 de enero algunos de nuestros socios y socias del Sindicato Alberto Hurtado Cruchaga (SAHC) cumplen su último día de trabajo en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), luego de cumplir amplias carreras de servicio al interior de la Universidad, pasando de esta forma al retiro laboral. Entre las personas que hoy dicen adiós a nuestra Institución se encuentran: Arturo Madriaza y Ricardo Álamos.

A estos trabajadores se les suma Eugenia Pérez, quien se despide de su cargo de  secretaria de la Dirección de Cooperación Técnica y que desempeñó distintas funciones dentro de la Universidad en sus 40 años de entrega a la Casa de Estudios, donde además destacó por su activa participación en el SAHC como dirigente del mismo.

Según confiesa la ex Secretaria de Finanzas de la organización sindical, jamás esperó involucrarse tanto en su entorno de trabajo, que ha sido testigo y partícipe de su desarrollo personal, profesional y familiar. 

Es así, como el cariño y agradecimiento hacia el SAHC motivó a Eugenia Pérez a poner sus conocimientos en finanzas al servicio de la organización, ya que, según sus propias palabras, “de alguna manera tenía que devolver y demostrar todo lo que valoro la ayuda que recibí del Sindicato en otras etapas de mi vida. Y en cuanto las cosas se dieron, comencé ayudando en lo que sé y aprendiendo un montón de cosas en el camino, porque nadie nace sabiendo todo y acá están las oportunidades de capacitarse si es necesario”. 

De esta forma, Eugenia le pone fin a su carrera en la PUCV y también dentro del SAHC,  para así poder dedicarse a su familia y en especial a sus nietos, quienes podrán disfrutar de sus cuidados y dedicación.  Sin embargo, tal como ella comenta, seguirá estando disponible para la organización sindical, para así traspasar sus conocimientos y apoyar a quienes hoy asumen nuevas responsabilidades dentro de la misma, donde agrega que “no es necesario saber nada para ser parte del SAHC, ya que con las ganas es suficiente para poder aprender y poder así velar por el bienestar de nuestros compañeros y compañeras de trabajo”.

Por último, Eugenia comenta que “mi deseo para el Sindicato es que cada día haya más participación de los socios y socias en la organización, ya que es una experiencia única y que marca mi paso por la Universidad”.